Make your own free website on Tripod.com

ANIMALES QUE VIVEN EN CUEVAS

¿Quiénes son estos animales? ¿Viven todo el tiempo dentro de las cuevas? ¿Pueden andar caminando como si nada en la oscuridad total? Para contestar estas preguntas, diferentes personas de diferentes disciplinas han optado por hacer algunas divisiones del ambiente cavernícola.

divisiones del ambiente cavernícola.

La primera consiste en la iluminación y según este criterio existen tres zonas en las cuevas donde la incidencia de luz es distintiva: la primera es la zona de entrada, donde la luz solar es directa o indirecta, pero fuerte, y esto permite que se establezca la vegetación común al sitio que rodea la cueva. En ella se pueden encontrar también algunos animales como cacomixtles, tejones, mapaches, osos, serpientes y otros, que aprovechan la frescura que brindan las cuevas, o bien son pacientes depredadores de los mamíferos más numerosos que viven en ellas: los murciélagos.

La segunda zona es la denominada zona de penumbra, la zona donde la luz es escasa pero no completamente ausente. La temperatura aquí fluctúa mucho, casi igual que la externa, pero es más húmeda con respecto a la zona de entrada. Por ello en estas partes es posible encontrar algunas plantas cuyos requerimientos de luz no son muy altos que además necesitan de mucha humedad, como los helechos y musgos. Hay un gran número de artrópodos (insectos y arañas, entre otros), que gustan de estas condiciones.

La tercera y última es la zona de total oscuridad. Aquí la presencia de las plantas es imposible porque no pueden fotosintetizar. Los animales que pueden vivir en esta zona echan mano de grandes sistemas para poder orientarse dentro de esta gran negrura, como la ecolocalización que se presenta tanto en murciélagos  como en aves (guácharos y vencejos). Algunas otras estrategias para poder caminar sin tropezar en la oscuridad incluyen desarrollar, de una manera extraordinaria, algunos otros órganos de los sentidos, como pueden ser alargamientos de las antenas, los pelos sensoriales, desarrollo de los órganos olfativos y auditivos.


Por último, están los troglobios, los verdaderos habitantes de las cuevas. La mayoría de los organismos troglobios son artrópodos, aunque también existen algunas salamandras y algunos peces. Estos animales sí presentan modificaciones drásticas para poder vivir en este ambiente sin luz. Muchos de ellos han perdido totalmente los ojos o la vista, o carecen de pigmento en la piel. Los troglobios nacen, se alimentan, crecen se reproducen y mueren dentro de las cuevas.